Me ne frego

•22 febrero, 2018 • Dejar un comentario

Benito-Mussolini

“Nosotros no creemos en el programa dogmático, en esa especie de cuadro rígido que debe contener y esclavizar la mudable y compleja realidad. Nos permitimos el lujo de perfeccionar, de conciliar, de superar en nosostros esas contradicciones en las que se embrutecen los demás, fosilizándose en un monosílabo de afirmación o de negación. Nos concedemos el lujo de ser a la vez aristócratas y demócratas, conservadores y progresistas, reaccionarios y revolucionarios, sometidos a la legalidad o a sus adversarios según las circunstancias de tiempo, de lugar, de ambiente. En una palabra; de historia, en medio de las cuales estamos obligados a vivir y actuar.”

Benito Mussolini, Il Duce

Anuncios

D.E.P. Forges

•22 febrero, 2018 • Dejar un comentario

forges-libertad455555555555

El anciano

•20 febrero, 2018 • Dejar un comentario

“Habla poco, haz mucho, y se más de lo que aparentas ser”

Helmuth Graf von Moltke

28336492_880034988845330_4324035963773825715_o[1]

El multiculturalismo se cura viajando

•19 febrero, 2018 • Dejar un comentario

Ningún estado, ninguna iglesia, ningún interés constituido nunca quiso que la gente tuviera almas fuertes, porque una persona con una sólida energía espiritual inevitablemente será un rebelde.

27336564_1852458101444586_2149986362123054626_n

Son las 20’45h y ahora emitir es responder al fuego

•19 febrero, 2018 • Dejar un comentario

“En este pais nos estamos yendo por el precipicio, pero no nos damos cuenta porque en la televisión uno no ve el precipicio; ahí se ve un programa de cocina.
Voy a seguir luchando contra este tipo de televisión hasta que, no solamente veamos el precipicio, sino que también nos enseñe a superarlo.
Son las 20’45h y ahora emitir es responder al fuego.”

Película: “Ha vuelto”

No llenes tu vida de años. Llena tus años de vida

•12 febrero, 2018 • Dejar un comentario

IMG-20180205-WA0000[1]

 

Juventud e inquietud

•12 febrero, 2018 • Dejar un comentario

defensores_del_alcazar

Nosotros somos superiores a los que nos precedieron, porque ellos decían diputado, correligionario y descanso, y nosotros decimos capitán, camarada y maniobra.

Ellos decían estúpido fanatismo y nosotros fe.

Ellos, yo y nosotros, nosotros….

Nosotros bandera y ellos pancarta, nosotros guardia y ellos incomodidad, nosotros camisa y ellos levita.

Ellos rey o presidente y nosotros Patria.

Ellos cantaban seguidillas canallas en sus ratos alegres y nosotros marchas. Da gusto sentirse superior.

Gente joven, altiva, facciosa, acostumbrada a tirar los pies por alto sin respeto a las mil costumbres del tiempo podrido que combatían, guardaban para sus ceremonias una reconcentrada seriedad de catacumba. Se burlaban de cosas grandes, de enormes ideas declinantes, y en cambio una fe elemental y alegre les devolvía al viejo lugar de los primeros símbolos.

Despreciando al mundo, encontraron la Patria. Eran sencillos, creyentes y pecadores. Adoraban a Dios, servían al César, y porque se dejaban mandar de un solo hombre desconfiaban de la humanidad. Pastores armados de un tiempo nuevo, sus confusos rebaños se esparcían por distintos pastos, pero en el caos que precede a toda creación una fuerza dominaba augusta, sobre las deás: la de la unidad rabiosa, augusta, la de la revolución implacable por la que morían a miles, cantando.

La guerra calibró a las gentes: unos salimos y otros no. Aquel día se jugaba España definitivamente y mientras nosotros marchábamos al choque cubiertos de rosas, ellos nos lanzaban rosas desde el cielo de su indiferencia o de su cobardía…, veían pasar la Patria en mangas de camisa y ronca y brava, un poco callejera para su británica elegancia. Sin los que entonces salimos a dar un paseo militar, como después han dicho los rencorosos, los mariquitas y los tacaños, nada hubiera sido posible.

Rafael García Serrano

garcia serrano