Legión

•20 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Capture+_2019-09-20-17-40-44~2

Anuncios

Cid

•18 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

IMG-20190917-WA0025

Cuando los dioses nacían en España

•18 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Capture+_2019-09-19-00-11-23~2

“ Hubo un tiempo en que los dioses nacían en Extremadura. Los mismos dioses que, miles de años antes, guiaron a los dioses de la Iliada y de la Eneida y a las falanges de Macedonia. Alumbraron de entre las entrañas del linaje de los hidalgos una casta de capitanes que dominaron el mundo dejando escrita sobre todos los mapas la más bella historia de amor, de guerra y de conquista. Cuando los dioses nacían en Extremadura, España rompió la barrera del sonido de la realidad. Fue entonces, cuando no éramos deshechos a la deriva de la Historia, sino que moldeábamos su cauce con orgullo, cuando España llegó más allá. España, puro metal de fundición grecorromana, escribió la historia más grande jamás contada sin un Homero que la cantara “

Eduardo García Serrano

España, cuna de héroes

•18 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Capture+_2019-09-18-11-34-06~2.png

“Pelearon todos, desde el duque de Alba, grande de España a Pizarro, guardador de puercos. Pelearon hidalgos y labriegos, pastores y burgueses, bachilleres y magnates, clérigos y pícaros, escribanos y caballeros. Pelearon los hijos de todas las regiones de España. Pelearon Garcilaso, Ercilla, Cetina, Alcázar, Cervantes, Lope de Vega, Calderón, peleo un pueblo entero sin distinción de clases, patrias, quehaceres, profesiones o riquezas.

Pelearon sobre los Andes y al pie de los Alpes, en las llanuras del Po y en la altiplanicie mejicana, junto al Tíber, frente al Papa, y junto al Mapocho, frente a Arauco, a orillas del Río de la Plata y del Danubio, del Elba y del Tajo, del Orinoco y del Escalda, en Pavía y en Cuzco, en las Alpujarras y en las selvas amazónicas, en Túnez y Amberes, en el golfo de Lepanto y ante las costas de Inglaterra, en Navarino y en las Terceras, en la Goleta y en la Habana, en Argel y en Filipinas, en Lombardía, en Nápoles, en los cuatro puntos cardinales de Francia, y en los Países Bajos, en Portugal, en África, en Alemania y en Irlanda. Fueron decenios y decenios de duros y ásperos combates en los más variados y alejados teatros de batalla, contra los más diversos pueblos y en todos los climas, culturas y mares de la tierra.”

Carta a Don Santiago Carrillo Solares

•18 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Sr. Don Santiago Carrillo Solares

Creo que me conocerás. Yo sí te recuerdo mucho. Hoy soy vecino de Aranjuez, tengo 85 años. En el año 1.936 fui enterrador del cementerio de Paracuellos del Jarama. También estuve en la checa de la ESCUADRILLA DEL AMANECER, de la calle del Marqués de Cubas nº 17 de Madrid, donde presencié los más horribles martirios y crímenes.
También estuve en el Cuartel de la Guardia de Asalto de la calle Pontones, en la Puerta del Sol, donde tú, Santiago Carrillo, mandabas realizar toda clase de martirios y ejecuciones en las checas de tu mando. Yo soy Pionero, al que llamaban “EL ESTUDIANTE”, que llevaba la correspondencia a las diferentes checas a cambio de la comida que me dabas…
¿Me conoces ahora, Santiago Carrillo?
¿Te acuerdas cuando tú, Santiago Carrillo, acompañado de la Miliciana SAGRARIO RAMÍREZ y de SANTIAGO ESCALONA y RAMIRO ROIG alias “EL PANCHO”, en la era de Fuencarral, Kilómetro 5, el día 24 de agosto de 1.936 a las 7 de la mañana, asesinasteis al Duque de Veragua y tú, Santiago Carrillo, mandaste que le quitaran el anillo de oro y piedras preciosas que llevaba? ¿Recuerdas que no se lo podías quitar y tú, Santiago Carrillo, ordenaste que le cortaran el dedo?
¿Te acuerdas, Santiago Carrillo, la noche que llegaste a la checa del Fomento, en el coche Ford, matrícula de Madrid 984, conducido por el comunista JUAN IZACU y los chequistas MANUEL DOMÍNGUEZ alias “EL VALIENTE” y el Guardia de Asalto JOSÉ BARTOLOMÉS y en el sótano mandaste quemar los pechos de la monja Sor Felisa del Convento de las Maravillas de la calle Bravo Murillo, y así lo hizo “EL VALIENTE” con un cigarro puro? Esto sucedió el 29 de agosto de 1.936 a las 3 de la madrugada…
¿Me recuerdas ahora, Santiago Carrillo?
Con 24 años que tenías, ¡cuántos asesinatos cometiste…! ¡Cuánta sangre tienes derramada en España…! No quiero molestarte más, Santiago Carrillo, CRIMINAL. Se despide de ti el enterrador de Paracuellos del Jarama, alias “EL ESTUDIANTE”, que presenció los martirios y asesinatos que tú, Santiago Carrillo, mandaste que se realizaran en España.

QuotePhoto0188785e

«Rencorosos, dóciles, violados, robados, con las tripas fuera y siempre jodidos. Hemos nacidos fieles y así morimos»

•17 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Louis Ferdinand Céline, (Viaje al fin de la noche)

Capture+_2019-09-18-01-00-50~2.png

Lorca In memoriam

•16 septiembre, 2019 • Dejar un comentario

Capture+_2019-09-16-21-14-15~2.png

Leyendo los homenajes de numerosas personas en recuerdo de Federico García Lorca (aniversario de su fusilamiento), se puede constatar que muchos tienen algo en común: conocen muy poquito sobre Lorca.
La inmensa mayoría de esos homenajes parten de un principio político, no literario. Algo que, por cierto, él detestaba. No se reivindica al poeta, sino la imagen que se ha creado de él.
Muchos de los que hoy le recuerdan serían incapaces de distinguir una oda lorquiana de un estribillo de cualquier canción de Rosalía, pero todos sabrían hablarte de sus verdugos. ¿Por qué? Porque les importa la política, no Lorca.
¿Cuántos de los que hoy le recuerdan le habrían tildado de “ultracatólico” por haber escrito “Oda al Santísimo Sacramento” y “Luna y panorama de los insectos”? ¿Y por ser devoto del Corpus Christi?
¿Cuántos de los que hoy le recuerdan le habrían llamado “oportunista” por recibir ayuda de José Antonio que, como político, salvó la subvención que le permitió seguir haciendo teatro con La Barraca? ¿Cuántos le llamarían “homófobo” por haber escrito “Oda a Walt Whitman”? ¿Cuántos “animalistas” lo despreciarían por considerar la tauromaquia un arte sublime?
Sin salir de La Barraca, ¿cuántos de los que hoy le recuerdan le hubieran denominado “equidistante” por hacer teatro con personas de todo el espectro ideológico? Por ejemplo con Eduardo Ródenas, de Falange:
¿Cuántos le hubieran llamado “fascista” por haber dedicado uno de sus poemas del Romancero Gitano, “Thamar y Amnón”, a uno de los fundadores de Falange (Alfonso García Valdecasas)?
De ellos, ¿cuántos habrían entrado en cólera al saber que era amigo de José Antonio Primo de Rivera? tal y como le confesó a Celaya: “¿Sabes que todos los viernes ceno con él? Solemos salir en un taxi con las cortinillas bajadas”.
Federico rechazaba todo lo relacionado con la política. Jamás encontraréis una declaración partidista en sus versos. La razón por la que abandonó Madrid para volver a su Granada, donde se refugió en casa de falangistas, fue el asesinato de Calvo Sotelo. La guerra era inminente.
De hecho, fue algo que dejó explícitamente patente en las declaraciones que hizo ante Edgar Neville: “Me voy de aquí porque me están implicando en la política, de la que no entiendo nada ni quiero saber nada. Yo soy amigo de todos”.
No era la primera vez que manifestaba algo así:
Un mes antes de ser asesinado, Lorca expresó su preocupación a su amigo Felipe Ximénez de Sandoval, porque estaba convencido de que su trágico final vendría “por unos o por otros”. Los unos, por considerarle “comunista”, otros, por pensarle “clerical”.

En honor a la verdad hay que recordar que la izquierda, que trató incontables veces de “apropiárselo”, terminó aborreciéndole por mostrarse contrario a seguir sus postulados. Le tacharon de “clerical”, “burgués” y “niño de mamá”.
Tanto es así que, un mes antes de su asesinato, el periódico frentepopulista El Heraldo de Madrid publicó una caricatura en la que se reían de él y donde aparecía Lorca vestido de comunión: “García Lorca, niño mono, orgullo de mamá”, “¡Es una monada!”.

Ah, la tercera España que se abrió paso “entre la saña de un lado y la antipatía de otro”, como la definiera el amigo de los viernes de Lorca. Pero me temo que este es uno de esos capítulos de la (otra) Memoria Histórica que jamás recogerá la Memoria Histórica Oficial.

Texto de Juan Blas Becerra del Cosso