AMAR A LOS ANIMALES

•22 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

Capture+_2018-09-22-03-33-52~2.png

Toda la infancia leyendo los Cuadernos de Campo y viendo los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente y Cousteau con lágrimas en los ojos. Cinco años estudiando Zoología, treinta filmando por medio mundo y documentándome sobre animales, tratando de aprender cuanto pueda sobre ellos…

… para que una legión de chavales de botellón de ciudad me den lecciones de ecología y ética sobre fauna y flora mientras me llaman asesino cuando les explico que cazar, pescar, criar ganado y cultivar son actividades esenciales para los ecosistemas, siempre que se practiquen con coherencia y ética.

Esto no lo imaginaron ni los más avanzados maestros: dos generaciones de fanáticos violentos de las mascotas.

Ahora “los animales” son gatos, perros, toros y algún león, elefante o delfín de vez en cuando. Nada saben de los sipuncúlidos, los agnatos o los paramecios. Solo animales bonitos y fotogénicos, que den pena en fotos. Los malos siempre son otros.

Los están matando de amor. Es maltrato, celopatía, los quieren para ellos. Ellos son los únicos amantes.

El campo, el Mar, las montañas y los ríos son solo para su ocio y placer. Desde las ciudades controlan lo que se debe o no hacer en la naturaleza. Las gentes que viven en ellos no merecen nada. Los dueños de las fincas, los pescadores que embarcan, los cazadores que trabajan toda la semana para salir al campo unos pocos días, los trucheros que escuchan el silencio al amanecer en los ríos, los ganaderos que se desviven por sus reses y sufren sequías, enfermedades y mercados fluctuantes. Nada de eso les impresiona.

Con sus móviles, repanchingados en el sofá de Papá esperando la merienda mientras apuran un porrito, dan lecciones en las redes, insultan y se sienten parte de un colectivo con superioridad moral.

El perro de un cazador, entusiasmado haciendo lo que más le gusta en el mundo, para lo que fue creado por la evolución, es tachado de esclavo; mientras, el suyo, sobrealimentado con proteína de soja y amargado en un piso diminuto, es, según ellos, un animal feliz.

Eso si, el “finde” se buscan un hotelito rural o una tienda de campaña en un bonito paraje para copular y mirar el atardecer susurrando: “el ser humano es destructivo”.

Criados en el egoísmo se ríen de Dios, por eso han encontrado en el radicalismo la justificación moral de su estulticia. Peter Panes oscuros que estiran una adolescencia eterna como parásitos de la sociedad a la que critican sin aportar nada.

El lunes, a difamar al jefe, reivindicar sus derechos y manifestarse contra todo lo que no entienden. Eso si, hasta la hora de la cena, que hoy Mamá hace tortilla.

Un aullido

F.L.Mirones

Anuncios

Si Felipe II levantara la cabeza…

•18 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

El 13 de septiembre de 1598 fallecía Felipe II en el monasterio de El Escorial.

En 1603, 5 años después de su muerte, un tremendo resplandor se vio en toda España y muchos místicos creyeron que Felipe II abandonaba el purgatorio y entraba en el cielo.

Sor María de la Antigua dijo que recibió estas palabras del Señor:

“Otros muchos reyes han entrado en el cielo y no ha habido aquella demostración tan conocida; verdad es que en aquella hora entró en el cielo el Rey, mas no fue la entrada la causa de este incendio que viste, sino fue para mostrarle que a su reino, hijo y nietos les había de dar un reino de claridad y llamas de mi divino amor, y éstas encendidas en la fragua del Amor mío de la orden de mi buen Alférez Francisco mediante la Orden Tercera; y aunque la haya en otras partes y provincias, no ha de resplandecer como en España que esta particular merced hice a Su Rey Felipe en agradecimiento de la buena acogida que en él hallaron mis hijos los pobres, de los cuales él no fue rey juez, sino padre, tanto que en llegando a sus oídos nombres de pobres, ya conocían que él era el defensor de sus causas. Ésta es una virtud de los grandes que me lleva el corazón; y así fue ésta una parte de su premio..

Yo levantaré España y le daré cetro y corona sobre todas las provincias del mundo [para] que acabe en ella la grandeza que está comenzada del [por este] fuego de su amor tan celebrado con tan insigne milagro como todos vieron en el cielo. Yo daré a esta obra dichosos fines porque tienen los españoles a mi Madre tan por suya, que por particular grandeza los llama “hijos de mi seno”; aunque ellos no pidan el favor, Ella mira tanto por el [bien] de todos como si uno solo fuese.

Ya son todos reyes magos que me buscan, y el rey de España no es uno de ellos, sino rey y estrella que me descubre y muestra a los demás y así serán sus hijos y nietos, aunque haya algunos descuidos en alguno de ellos.

España fue la peor en creer, mas no por eso dejó de ser la más firme; y faltando la fe en las demás partes, en ella ha durado y durará siempre.

tengo Yo la obligación de honrar esta tierra y en ella a toda España, porque lo merecen sus príncipes muy de atrás…y los servicios que se han hecho en España a mi Madre es justo que yo los comience a premiar en esta vida“.

Fuente: Venerable Sor María de la Antigua

Símbolos y memoria histórica

•18 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

«Porque, como mejor sabés, muy acostumbrada cosa es en nuestra España, entre caballeros e señores, procurar que la invençión comiençe su nombre en la primera letra del nombre de la señora por quien se invençiona, demás del atributo o sinificaçión de lo que quieren magnifestar (sic) o publicar con esas devisas. E guardando esta orden, el Cathólico Rey don Fernando trahía un yugo, porque la primera letra es Y, por Ysabel; y la Reyna Cathólica trahía por diuisa las frechas, que la primera letra es F, por Fernando».

Gonzalo Fernández de Oviedo, (1478 – 1557)

Capture+_2018-09-18-14-30-10~2.png

——

•18 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

IMG-20180918-WA0008

Hombres de honor

•18 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

Ludwig Bauer con 46 tanques destruidos.
Hugo Broch con 83 aviones derribados con un 109.
Karl Konig con 21 carros/tanques destruidos en el norte de África.

Capture+_2018-09-18-13-23-16~2.png

Foto de William Connors para Glamour magazine, 1966

•16 septiembre, 2018 • Dejar un comentario

41833286_10211992259474173_5924422242506113024_n

—–

•14 septiembre, 2018 • Dejar un comentario