El cruzado (Fragmento de un poema)

Mientras la ingente mole como blanca paloma
recibe los fulgores del Astro Rey, el Sol;
mientras en la enramada que la violeta aroma
y de la cruz venciera la espada de Mahoma,
mi corazón te ofrezco gallardo y español.

Yo que surqué los mares en busca de aventura,
yo que crucé las tierras de la esperanza en pos,
yo que medí los bosques de apretada espesura
y que afronté peligros bajo la noche oscura
a solas con mi alma y a solas con mi Dios.

Yo que agoté sin tasa mi juventud impía,
yo más fuerte mil veces que el tigre y el león,
vengo a tu fiel regazo con mi melancolía.

Acoge los suspiros de la esperanza mía
y cobija en tu seno mi herido corazón.

Quiero vencer la fuerza misteriosa del hado
y que Granada sea la tumba de mi amor.

Mujer de labios rojos y cuello nacarado,
un poeta a tus plantas quiere morir postrado
recibiendo en su frente tu aliento abrasador.

Anuncios

~ por Negro pensamiento en 17 agosto, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: