Cuando Dios fue español

INMACULADA CONCEPCIÓN Y EL MILAGRO DE EMPEL

IMG-20181208-WA0003

Los Tercios han ocupado la isla de Bommel, cerca de Róterdam, entre los ríos Mosa y Waal, y de casi 25 kilómetros de largo y nueve de ancho. Se trata de una de las muchas campañas de auxilio a poblaciones católicas de aquellas tierras. Los rebeldes despliegan un centenar de naves de poco calado alrededor de la isla y establecen un sitio marítimo. Cañonean sin cesar a los españoles y cortan todas las vías de abastecimiento. No hay salida. Están a merced de la artillería enemiga. El Conde de Holac, al mando de la armada rebelde, ofrece a los Tercios una capitulación honrosa. Bobadilla responde: “Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos“.

Es entonces cuando Holac ordena volar los diques de los ríos que rodean la isla. Pretende ahogar a los españoles. El agua anega poco a poco la isla y tan solo queda a salvo su parte más elevada: el monte de Empel. Allí se refugian los hombres de Bobadilla. Cae la noche. Todo parece estar perdido. Es entonces cuando todo cambia. El capitán Alonso Vázquez, contemporáneo de Bobadilla, lo reflejó así en su obra Los sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese.

“Estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique para resguardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía y de la artillería que los navíos enemigos disparaban, a las primeras azadonadas que comenzó a dar para cavar la tierra saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores y matices como si se hubiera acabado de hacer”.

IMG-20181208-WA0005

Inmediatamente se arremolinaron decenas de soldados, sabedores muchos de ellos que la Inmaculada veló en el pasado por las armas españolas y es veterana de las Navas de Tolosa y la Conquista de Granada. El hallazgo tiene carácter taumatúrgico entre los españoles. Rezan y se conjuran para, al alba, abordar las embarcaciones rebeldes en una operación con escasas posibilidades de prosperar. Mas no fue necesario.

Un viento glacial sopló a la madrugada y en pocas horas se obró el milagro: los ríos que cercaban a los españoles quedaron congelados. Las naves de Holac tuvieron que zarpar antes de quedar inutilizadas. Y en su huida, según deja constancia Alonso Vázquez en su crónica, los holandeses “decían a los españoles, en lengua castellana, que no era posible sino que Dios fuera español, pues había usado con ellos un gran milagro”.

IMG-20181208-WA0006Ferrer Dalmau, (El milagro de Empel)

El Instituto de meteorología holandés admitió en los años 90 lo insólito del fenómeno. En 2015 el Ejército español hizo entrega de una réplica del famoso cuadro de Ferrer Dalmau Milagro de Empel a la parroquia católica cercana a Empel donde se sigue venerando el retablo de la Inmaculada. Al acto acudieron numerosas personalidades del país, así como la televisión holandesa. Por aquél milagro hoy la Purísima es la patrona de la Infantería española y de España.

IMG-20181208-WA0004

Anuncios

~ por Negro pensamiento en 8 diciembre, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: