Hernán Cortés

•19 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

Ni un paso atrás

Hernando_Cortez_BurningBoat

Cuando llegaron a las playas de Méjico los soldados esperaban ansiosamente las palabras de su líder, esperaban su estrategia.

Pero Cortés dijo solo 3 palabras.  ¨Quema los barcos¨.  Y eso mismo hicieron, quemaron sus propios barcos.

¿Y sabéis que?  Algo asombroso ocurrió, lucharon y por primera vez en la historia consiguieron el tesoro.  En realidad no les quedaba otra opción.  O iban a por todas o morían.

Esto me lleva a plantearme unas preguntas.

 ¿Qué hay en nuestras vidas que nos impide conseguir lo que queremos? 
¿Cuáles son los barcos que tendríamos que quemar?

Hay momentos que tenemos que apostar fuerte, quemar barcos, hacer grandes promesas.  Ponernos en  situaciones donde no tengamos vuelta atrás y donde tengamos mucho en juego.

http://teresafalls.blogspot.com.es/2011/08/tres-palabras-quema-los-barcos.html

Anuncios

Revuelta contra el mundo moderno

•19 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

rivolta

Baltikum

•19 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

venner2

La muerte sacrificial de Dominique Venner nos sorprendió cuando estábamos corriendo la traducción de una de las obras que escribió con más entusiasmo y que le reportó más fama como historiador: Baltikum, aparecida hace cuarenta años, es una obra que no solamente nos informa sobre un episodio histórico titánico sino que nos explica cómo fue posible el nacional-socialismo, las Secciones de Asalto y su enfrentamiento con las SS.
Nos cuenta cuál era la moral de los combatientes alemanes cuando se firmó el Tratado de Versalles, nos dice por qué experimentaron como una sensación extremadamente vivida el haber sido traicionados y amontillados por la espalda, cómo se sintió Alemania, cuando después de más de cuatro años de privaciones, todo se desmoronó y el Estado, pura y simplemente, se volatilizó. En ese momento, quienes habían estado hasta ese momento en la retaguardia o agazapados, creyeron llegado su momento: fue el tiempo de los especuladores, de los usureros, pero también el tiempo de los bolcheviques. Solamente los Freikorps reaccionaron ante todo esto. Se organizaron en torno a sus jefes naturales, aquellos que habían destacado en la guerra, que habían dirigido unidades de asalto, jóvenes que debieron abandonar sus estudios para integrarse al frente y que tras cuatro años no conocían ni recordaban nada más que la guerra, con sus destrucciones y su camaradería, con su heroísmo y su abnegación. A ellos más que a nadie les era imposible soportar la República de los usureros y los cobardes, incapaz de afrontar a los bolcheviques y dar bienestar a la población. Sin embargo, Weimar tuvo que recurrir a ellos y lo hizo en nombre de la patria. Y aquellos combatientes no pudieron resistir el llamamiento realizado por Alemania, acudieron allí en donde eran requeridos: en las calles de Berlín y de Munich, para sofocar las revueltas espartaquistas y sus excesos, acudieron a las marcas del Este, a Curlandia y a Lituania, acudieron a liberar Alta silesia de la ocupación polaca. También operaron en el Rhur recién ocupado por los franceses. Allí fue capturado y fusilado uno de ellos, Alberto Leo Schlageter, miembro del NSDAP, cuyo núcleo inicial, precisamente, estaba formado por excombatientes. Ellos lo elevaron a la categoría de mito.
La formación del NSDAP, respondió a la exigencia de los Freikorps de disponer de un aparato político que reconstruyera el Reich. La existencia misma del NSDAP es impensable sin el recuerdo de los Freikorps y estos, a su vez, son incomprensibles sin aludir a las “tropas de asalto” creadas por la Wehrmacht en 1915 para afrontar la guerra de trincheras. Esas unidades nuevas estaban concebidas con criterios muy diferentes al resto del ejército regular. Sus oficiales no estaban seleccionados por su categoría social, sino por su valor. Estaban extremadamente próximos a sus tropas y formaron unidades extremadamente eficientes en los asaltos a trincheras y fortines. Pues bien, fue entre los supervivientes de estas tropas que se formaron los Freikorps y luego las Secciones de Asalto del NSDAP.
Muchos de ellos vieron en Hitler el hombre llamado a reconstruir la patria y lo siguieron en su aventura. Tras el golpe de Munich, tras su estancia en la prisión de Landsberg, Hitler cierra una etapa: ya no se tratará de conquistar el poder mediante una audaz maniobra de fuerza, sino de convertirse en un partido de masas capaz de hacerse con el control de la nación a través de las instituciones. En 1923, el fracaso del golpe de Munich es algo más que el fracaso de una estrategia, es el final de los Freikorps y el inicio de la conquista democrática del poder.

http://www.libreria-argentina.com.ar/libros/dominique-venner-baltikum-los-freikorps-y-el-origen-del-nacionalsocialismo-1918-1923.html

¿Cataluña una nación?

•19 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

¡MIAU!

IMG-20170919-WA0041[1]

Odio eterno al fútbol moderno

•16 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

21730945_1924167440933077_7512453382616664062_n

Compare y elija

•16 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

Dos personajes famosos de España luciendo banderas preconstitucionales. Adivinad quién ha sido insultado y amenazado (eso si, desde los teclados).

Juan José Padilla, matador valiente, orgulloso católico y portador del orgullo nacional por todo el mundo, ha lucido la Bandera Nacional tras cortar dos orejas y rabo en una gran faena.

Pablo Iglesias, mequetrefe comunista, patea torpemente un balón vistiendo los colores de la genocida segunda república, y cuya única ocupación profesional es intentar destruir España con el dinero de nuestros impuestos.

 

Historias de guerras en Europa

•5 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

Grandes batallas de los husares alados polacos
Batalla de Hodów, en la que 400 Polacos vencieron como mínimo 40 000 Tártaros (algunas fuentes mencionan de hasta 85 000 Tártaros)
Battalla de Orsha, en la que 30 000 Polacos vencieron a 80 000 Rusos.
Batalla de Kircholm, en la que 3000 Polacos vencieron a 12 000 Suecos.
Batalla de Klúshino, en la que 5800 Polacos vencieron a 35 000 Rusos y Suecos.
Batalla de Chocim (1621), que finalizó con la derrota Turca.
Batalla de Beresteczko, en la cual derrotaron a los rebeldes Cosacos ucranianos. Bajas – 700 Polacos y 30.000-40.000 Cosacos y Tártaros.
Batalla de Połonka, en la cual 13 000 polacos vencieron a 24 000 Rusos.
Batalla de Chocim (1673), que finalizó con la derrota Turca.
Batalla de Viena, en la que colaboraron para levantar el asedio de Viena.
Batalla de Kliszów, su última gran batalla, que acabó en derrota polaca frente a los Suecos.

21272549_1496915940372182_833591610063229043_n

https://www.facebook.com/keltoiastur/